Antes del Festival Antes 2014

julio 27, 2014

Por:

Eventos, Música, Reseñas

No hay comentarios

El domingo es el día perfecto para salir en bicicleta y recorrer las calles de paseo de la Reforma, es el día perfecto para recuperar la energía perdida a causa del cansancio acumulado en la semana; un domingo es adecuado para crudear y ganar calorías en un tianguis y mercado popular.

 El showcase del Festival Antes se realizó este domingo 27 de julio, y este día representa el escenario y ambiente perfecto para hacer ruido en las calles desiertas, cercanas a la Ciudadela, y cambiar el concepto de un domingo tranquilo o quizás aburrido, para reemplazarlo por un fin de semana con propuestas nuevas.

 Ni la lluvia ni el granizo logró evitar que la tarde y noche de ayer, el Bahía Bar se vistiera no sólo de luces multicolores y sonidos frescos e interesantes, sino de de hallazgos de nuevas melodías.

 A mountains

 Como parte del Festival Antes, Mád Avenue y Malfico organizaron su propio showcase para enriquecer y aportar muy a su manera y con buen gusto musical con un cartel de primer nivel. Considerando y comparando con la música que podemos escuchar en cualquier lira de esta ciudad si decidimos salir en domingo por la tarde.

 Pinches fresitas, una agrupación proveniente del norte de la ciudad que genera acordes simples pegajosos y muy al estilo dream pop, fue la encargada de abrir el showcase y hacer mover los primeros pies y cabezas que llegaron temprano.

 Motora, una banda conformada por una guitarra, un bajo y una caja de ritmos hacían soñar melodías más engrasadas como salidos de un viejo garage de la década de los setenta.

Mientras la lluvia y el granizo se disipaba, en la tercer banda en montarse al escenario de 3 x 3 fue Coast, provenientes de Puebla. Esta banda traía un sonido más parecido a un paraíso amenizado por guitarras, coros tenues y bastantes secuencias rítmicas que formaron una atmósfera nubosa.

DSC_0184 (965x648)

 Con un sonido más canadiense y bastante influenciados por Arcade Fire aparece en el escenario A Mountains, quienes con su sonido meloso, un tanto folk e instrumentos de viento, se encargaron de hacer cantar, corear, romancear y quizás hasta enamorarse de María: la inspiración de una de sus canciones y corista de dicha banda. Siguiendo con este ambiente de guitarras acústicas, llegó una banda directamente de Ecuador.  Por su parte, Cadáver Exquisito hizo cantar a todas las personas, quienes sin importar si rompían o ensuciaban sus pantalones de mezclilla, se sentaron en el piso, para observar mejor de su presentación.

 Ya calentados los ánimos y casi lleno El Bahía Bar los guitarrazos marcados y el sonido de una ruidosa batería muy al estilo del norte del país, Felipe Hombre hizo cantar y mover los pies al ritmo de su música conformada por un trío de músicos que demuestran en cada una de sus canciones que no necesitan de un bajo para poder tener una excelente banda.

Con letras en inglés y un buen sonido de indie méxico-holandés, Los Simplifires fueron los encargados de dejar un excelente sabor a este domingo de rock en la zona centro de la ciudad.

 

DSC_0101 (1024x687)