Animación Mexicana Parte 1: Los tres Reyes Magos

enero 27, 2014

Por:

Arte, Cine

No hay comentarios

La industria de la animación es famosa y utilizada en prácticamente todo el mundo. Algunos países ya se consideran potencias en el tema, otros apenas se están iniciando en él. ¿México en cuál de los dos grupos está? Honestamente es complicado decirlo ya que la animación ha sujetado la bandera mexicana desde hace ya varios años, no somos ningunos principiantes en el negocio pero aún nos falta un largo camino por recorrer.

En el motion capture estamos iniciando, en el 3D estamos mejorando y el 2D ya lo tenemos casi dominado. Es común que la gente opine mal de un producto mexicano antes incluso de verlo, en este caso de una película. Sin embargo, lo que hemos producido tiene mucha calidad, elementos muy sólidos y una industria de la que podemos enorgullecernos. Por supuesto que también hay muchos aspectos a mejorar, bastantes de hecho.

untitled

En esta ocasión comenzaré con un nuevo bloque de reseñas o sugerencias sobre películas y series de televisión que la animación mexicana ha creado. Y como siempre hay que iniciar por el principio, esta vez toco el tema del señor Fernando Ruiz. Este hombre es uno de tantos mexicanos que probaron suerte en el extranjero y gracias a su talento logró trabajar por un tiempo en la mismísima empresa de Walt Disney, en la cual colaboró en producciones como La Espada en la Piedra.

Tiempo después volvió a México, según dicen algunos por consejo del propio Disney, y comenzó a llevar a cabo sus propios trabajos en su país natal. Su filmografía no es muy amplia teniendo únicamente dos cintas en su haber, sin embargo vale la pena hablar de ellas. La primera, y la que trataremos esta semana, resulta ser la primera película de animación hecha enteramente en México.

hqdefault

Ruiz decidió llevar a la pantalla la popular historia del nacimiento del niño Dios en su cinta “Los Tres Reyes Magos”. Esta película no cuenta con una animación perfecta, por el contrario no es del todo fluida y la sincronización de labios es prácticamente nula, sin embargo no es algo molesto. Curiosamente eso le da al producto un toque característico del Sr. Ruiz que llega incluso a ser uno de sus encantos (aclaro: siempre hay que buscar la perfección, no es que todos debamos hacerle así). Es un muy buen inicio para la industria en este país.

La historia es la que todos conocen sobre el viaje de los reyes magos a adorar al niño Jesús, pero con un manejo de arte muy interesante. Todos los personajes están basados en artesanías mexicanas y eso le da una estética digna de cualquier posada tradicional mexicana. Como mencioné, la animación no es perfecta pero tampoco es horrenda. Se trata de una película que se puede disfrutar a cualquier edad y para los amantes de la animación es algo obligatorio de ver. Un deleite a la vista y un gran parte aguas para muchos proyectos que vinieron después y que abordaremos mas adelante.

guardia