AL ABISMO, A LA INCERTIDUMBRE Y AL DESEMPLEO

agosto 25, 2014

Por:

Arte, Críticas, Oido, Reseñas, Tacto

No hay comentarios


Corría la noche y se sentía el frío bajo la Ciudad de México; las luces penetraban por los cristales del transporte público… las voces graves de unos chicos se escuchaban maldiciendo el tráfico, música de Universal Stereo, personas somnolientas y apesadumbradas; y algo en común compartían todas: El rostro desquebrajado.

traffic

Crédito:Animal político.

 De lado derecho yacían preocupadas dos señoras que trataban de olvidarse del bullicio, pensando en sus problemas (regreso al laberinto); desempleo e infortunio fueron los temas que platicaban, cuestión que las hacía ver más demacradas y  desilusionadas de la vida misma.

salario-minimo

Crédito:El Universal.

 El desempleo, según datos recientes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económica (OCDE) vincula a México en el ámbito más catastrófico: Dos millones 681 mil personas corrían para que no les alcanzase y sin embargo, la nulidad de empleo  les otorgó su dictamen: Fuera, que ahora desempleo es su rey.

 –Cómo te fue mana? ¿Ya te pagan mejor? Porque la neta, así no vale la pena. Mejor ve buscándole, por lo menos un lugar donde no te prohíban que puedes comer y que no-exclamó la señora de cabello corto con tono apesadumbrado y benevolente, aunque no podía ni siquiera sostenerle la mirada.

 Pues qué te digo, me pagan $150.00 y no me alcanza para nada; pero al menos el patrón me regala cerveza Tecate de vez en cuando. Por eso no me quejo, es medio codo el wey  pero tiene sus detalles… a ver dime, ¿Qué patrón hace eso? Debemos ser agradecidas, total nadie me regala nada.

 Deambulaban entre esperanzas, sueños y un poco de desosiego, mientras que el señor que estaba a lado de la señora rubia babeaba de sueño sobre su hombro. Baches, mentadas de madre y el claxon a todo lo que da. Frases como no me alcanza el billete, mugre codo, pero no me ha corrido a pesar de mi tatuaje, estoy bien cansada, la comida es una friega; se escuchaban de par en par, mientras que el chofer balbuceaba un quítate idiota que tengo prisa.

 La preocupación del desempleo no sólo abate a un sector de la población, pero si alarma de sobremanera a los que más le chingan, a los que menos tienen, a los que doblan horas, a los que no tienen seguro…a los más jodidos.

 Si el pueblo hambre tiene, que busque chamba se dice, y que no encuentre resulta ser la bomba que constantemente hace su aparición. Desemplear, desechar es lo que padecen los que más necesidad de alimento tienen, porque señora desocupación no nos dice adiós, sólo da una patada y cierra la puerta para no abrirla por mucho tiempo.

 Rugía el motor de la combi, el señor ya había despertado con la boca seca y se oía el eco de Creedence Clearwater Revival y mientras las luces neón abrumaban el ambiente más de la cuenta, señora rubia canturreaba y hacía muecas constantemente.

 Pero el jefe, me dijo que trabajaría el Domingo y me pagaría el doble, a ver si es cierto…que yo ya no aguanto el olor a pescado y el caldo gallego que todos los días hago, me sabe a miados— platicaba con voz ilusionada.

 Pos, lo que tú quieras mana. Pero no te dejes engañar, ese señor ya te ha prometido que te subirá el sueldo desde hace cinco año— -reclamaba doña cabello corto, que ya empezaba a sentir calor y abría la ventana.

 Es que, las broncas en la casa no dan pa´ que me mueva; ya sabes puras broncas, a veces ya ni quisiera regresar y solamente irme muy a la fregada— decía con una mezcla de dolor y ansiedad.

 La tendencia en torno al desempleo, promete un futuro desolador y  oscuro, tan sólo en el mes de Julio se registró un aumento del 5.7% de personas que no tienen acceso al mercado laboral. Se ofrece mucho trabajo, se demanda poco y mientras los precios suben drásticamente al igual que las necesidades, mientras que los que más tienen no les preocupa la situación; guardan silencio y el descontento se escucha aquí y allá…la alarma en cada sector de la población se deja entrever.

una

Crédito:Tumblr.

 La combi se iba desocupando y solamente estaban las señoras, con mirada perdida y sosegada. La de cabello rubio (la más apesadumbrada) masticaba chicle ferozmente y rascaba su mano, mientras que trataba de jalar la manga de la chamarra para tapar su tatuaje de la mano izquierda.

 El clima se mostraba un poco fatídico y nauseabundo, el malestar se había apoderado de todo el espacio y solamente, veía bajo su delgada ceja los ojos perdidos en quién sabe dónde, tramando como olvidar al mundo y ser solamente el pensamiento que tanto le inquietaba: Una persona que contara con seguridad en el empleo.

 Por segundos, deambulé en la inmortalidad del cangrejo y pensé que la conocía, tal vez porque era el rechazo al no querer ser pero someterse a, tal vez la vi pasar y hasta ahora encuentro a doña Mary (supe que se llamaba así porque doña cabello corto así la nombró).

 Pienso en desempleo y en el salario mínimo, y veo a mi alrededor personas que se inquietan por el desamparo laboral que persiste, garantizándoles y garantizándome dolores de cabeza seguros en los próximos meses, quizá hasta en los próximos años.

 Quejas y más quejas, y parece que todos nos hacemos los sordos entre sí, para olvidar el profundo abatimiento que nos corroe, pero mientras exista desempleo; nos patearán la nalga varias veces para decir  “Ey tú, sáquese que el otro es más apto, usted no por bruto”

pfff

Crédito:Ibero 90.9

 $67.29 diarios que representan el salario mínimo, no equivale a mantener en casa una buena comida, ni siquiera un buen caldo de pollo podría hacerle frente a la necesidad de toda una familia; hace falta y más falta…mientras que hambre y necesidad se conjuntan para requerir más ingreso. Según datos recientes presentados en la Alianza del Pacífico, México ocupa el primer lugar a nivel Latinoamérica como el país con el nivel más bajo de salario mínimo. Y mientras más necesidad tenemos de salir del hoyo…el ritmo es más elevado y el empleo se va de nuestras manos, mientras que la preocupación se apodera por quién sabe cuánto tiempo más…

 Y por eso, sólo quedaba doña Mary, inmersa en sus propios deseos, en el deseo de buscar otro empleo porque el hijo de don César era un tonto que solamente se aprovechaba de la necesidad; sin importar que tan lejos viviesen, porque capear mariscos todo el día quemaba las manos y por ese maldito tatuaje, por culpa de ése, no podía salir a buscar otra chamba.

Alma Torres

El viaje es entre letras y utopías. Estudiante de Economía del IPN. Hagamos de la escritura, la revolución del amor mismo.