24 Hour Party People: La guerra de guerrillas estilo Mánchester

septiembre 9, 2014

Por:

Extras

No hay comentarios

Durante la década de los ochenta, los sonidos del punk inglés se fueron apagando lentamente hasta terminar en cenizas, Inglaterra, gloriosa de los siglos XVII y XIX se alejó cada vez más de la historia; la hegemonía del capitalismo cambiaba de bando tras los gloriosos años de la industria inglesa.

 La Inglaterra que lideraba Margaret Thatcher fue caracterizada por la apertura comercial, las largas jornadas de huelga entre los mayores sindicatos, la privatización de bienes y servicios públicos y por la guerra de las Malvinas como la cereza del pastel. Resulta interesante que en el punto más crítico del declive inglés, haya surgido un movimiento importantísimo para la música en una ciudad que fuera clave en el desarrollo de la Revolución Industrial a finales del siglo XIX: Mánchester. 

Afiche de promoción de la película.

Afiche de promoción de la película.

 24 Hour Party People es un largometraje dirigido por Michael Winterbottom, lanzada en el año 2002 y titulada así por la canción homónima de los Happy Mondays, una de las bandas británicas más representativas de la movida mancuniana.

How old are you? Are you old enough?
Should you be in here watching that?
And how old are you? Are you owning up?
Should you be in here with?

24 HOUR PARTY PEOPLE, The Happy Mondays

 Mánchester fue testigo de una oleada de bandas que transformó por completo la escena musical durante dos décadas (1970-1990) y es cuando surge el movimiento conocido como “Madchester“.

 En la película se narran las aventuras y desventuras del autor intelectual de la movida, Tony Wilson, un presentador de Granada TV, que pondría en práctica su sueño de abrir un bar al estilo CBGB’s con la música alternativa que sonaba en ese entonces. Tony es un personaje complicado, un tanto ególatra que gusta de los altos placeres del arte y de la libertad creativa.

 Tony comienza el sueño con la apertura de “The Factory“, un club nocturno en donde da cabida a nuevas bandas con el fin de promover la escena musical que se estaba gestando, la escalada al éxito de bandas como Joy Division o A Certain Ratio (mucho más Joy Division) comienza por darle un nombre a “The Factory” para desembocar en la creación de un sello discográfico con el mismo nombre.

 Tras el rotundo éxito de Joy Division y su inevitable gira por Estados Unidos, Factory Records comenzaba por ganar espacios de popularidad entre los fanáticos, el sonido nuevo que algunos llaman “New Wave” se presentaba así mismo como el heredero del punk rock de los setenta con un tinte apocalítico que reflejaba la realidad de la Gran Bretaña en ese momento. La suerte inicial detendría su inercia tras la muerte de Ian Curtis en 1980, al cual Tony califica como “El equivalente musical del Ché Guevara”, la banda seguiría adelante bajo el nombre de New Order, una clara alusión a las promesas de la posguerra acerca del nuevo orden mundial.

Impresionante fotograma del vídeo "Atmosphere", un tributo a Ian Curtis

Impresionante fotograma del vídeo “Atmosphere”, un tributo a Ian Curtis

 New Order se encontraba despegando con una clara promesa artística y experimental, las canciones combinaban ritmos electrónicos y tonadas pop, lo que más tarde definiría el rumbo de la música sobre todo hacia otra vertiente que establecería los estándares de la música rave. La aparición de bandas como Happy Mondays, The Stone Roses, The Smiths y The Charlatans UK le darían forma a la nueva oleada y a la misma estética del movimiento.

 La cultura rave pronto comenzaría en el segundo recinto diseñado por Tony, “The Hacienda” un lugar en el que la fiesta y los excesos formaban parte del paisaje cotidiano, contaminado por el tráfico de estupefacientes y violencia, lo que finalmente terminaría por cavar la tumba del rave como se conocía en un principio.

 Esta historia llena de los delirios de Tony Wilson, resulta casi como un documental de una de las escenas que más ha trascendido en la cultura pop. La gente comenzó a aplaudir al medio y dejó de lado al artista, lo que significó un paso revolucionario de la música techno y demás géneros afines.

Marquee

The official Ramones headbanger!